lunes, 25 de noviembre de 2013

¿Ha iniciado el principio del fin del danilismo en el PLD?

Por Robert Vargas
Quizás un par de horas después de que terminó la plenaria del Octavo Congreso Norge Botello del PLD recibí una llamada de uno de aquellos que una vez fue un fervoroso y entusiasta danilista para comentarme de cómo todas las posiciones del danilismo fueron aplastadas por la mayoría de los participantes en la cita del pabellón de voleibol del Centro Olímpico Juan pablo Duarte.

-"No fue que las posiciones de los danilistas fueron vencidas, no señor, fuimos humillados. Las posiciones de los leonelistas tuvieron màs acogida", me comentó.
Agregó que "hasta a Leonel (Fernández) lo aplaudieron mucho màs que a Danilo (Medina)".
Si estas expresiones me las hubiera dicho un leonelista,  yo no le habría prestado mayor atención, pero no fue así. Era uno de los más entusiastas danilistas que he conocido quien me hacía el comentario.
Entonces he entendido que el danilismo, otrora poderoso, parece que ha comenzado a transitar el principio del fin de su corto recorrido.
Danilo Medina, y no otra persona, da la sensación de que es el mayor, cuando no el único responsable de la debacle que tiende a afectar a su corriente.
Medina cometió el error de defraudar a los suyos, a aquellos a quienes durante mucho tiempo les dijo que ustedes son "de los míos".
El ahora presidente le dijo a muchos de sus seguidores que hicieran compromisos contando con él, pero a la aplastante mayoría les ha fallado.
Durante mucho tiempo, Danilo le dijo a los suyos que él los conocía a todos por sus nombres, pero desde que ganó las elecciones se olvidó de todos y se hizo acompañar de un grupo de personas que no conocen a ninguno de aquellos que dejaron el pellejo en el camino creyendo en su palabra.
Los viejos danilistas sienten que están en peor condición y situación que cuando Leonel Fernández era presidente.
Cuando Fernández estaba en el Palacio Nacional, a los danilistas se les abrìan las puertas por todas partes; ahora se las cierran todas.
Danilo Medina tiende a parecer un líder que se va quedando solo; sus seguidores lo abandonan, no porque ellos quieren hacerlo, sino porque él no les dio el calor y cariño que ellos necesitaban y del que se consideraban merecedores.
Medina le ha abierto las puertas a Leonel Fernández para que reafirme su liderazgo en el PLD muy por encima del suyo, el que lanzó por la borda.
Su gobierno está apenas a medio camino y lo sucedido en la plenaria del 8vo. Congreso Norge Botello muestra a todos que sus fuerzas e influencias en el PLD están disminuidas.
Si quisiera convencer a quienes le fueron fieles durante más de 15 años de que él sigue siendo el mismo de antes de ser presidente, tendrá que buscarse un discurso en extremo convincente, puesto que hasta los mismos que daban la vida por él, ya no lo quieren y ven a Leonel como su tabla de salvación.
Brincar charquitos, sentarse en sillas de guano y madera, abrazar a la viejita y llevar unos millones por aqui y otros millones por allá, será bueno para su política de comunicación hacia afuera del partido.
Pero no hacer lo que tenía que hacer hacia adentro, cohesionando sus fuerzas, provoca que, más rápido de lo que cualquiera se imaginaba, su liderazgo se diluya.
Si aún muchos lo seguirán,es porque le quedan poco más de dos años de gobierno y algo de migajas podrían esperar que les caiga desde la mesa.
Su error más grave fue rodearse de un grupito selecto y olvidarse de aquellos que le sirvieron de soporte para llevarlo al Palacio Nacional.
Aunque, a decir verdad, no hay porqué asombrarse: ha sido el mismo Danilo quien ha dicho que solo le interesa gobernar durante cuatro años.
Lo que nadie pensaba era que destruiría tan rápido su propio equipo, el que ahora se siente avergonzado y humillado por el trato que su lìder les ha dado.
Yo podré estar equivocado, pero la percepción que tengo es que el tiempo del fin del danilismo acaba de iniciar.

No hay comentarios:
Write comentarios

Este portal no se hace responsable de ese comentario