domingo, 16 de diciembre de 2012

Prueba electoral del chavismo, sin Chávez

Por: CXD
CARACAS, Venezuela.- La nueva embestida del cáncer que enfrenta el presidente Hugo Chávez hace que las elecciones regionales del domingo adquieran una nueva dimensión para el oficialismo, al que una victoria aplastante le permitiría quitarle bríos a una oposición que dio pelea en los últimos comicios presidenciales.


Un triunfo claro tranquilizaría al oficialismo con miras a una nueva elección presidencial en caso de que Chávez fallezca o quede incapacitado. Las leyes estipulan que si el presidente no puede ejercer el cargo, hay que convocar a elecciones en un plazo de 30 días.

La dirigencia oficialista dejó a un lado la tristeza generada por las complicaciones de salud de Chávez y se ha concentrado en una intensa campaña para lograr la mayoría de las 23 gobernaciones del país y destronar a algunos de los principales líderes opositores, como Henrique Capriles, ex candidato presidencial, que probablemente volvería a postularse en el caso de que se realizase una nueva elección presidencial.

Las elecciones del domingo 16 de diciembre son de alguna manera el primer pulso que enfrenta "el chavismo" sin que su líder fundador esté presente, en vivo, sobre las tarimas electorales abrazando a sus candidatos y el resultado de los comicios podrían dar una señal de si el movimiento sobrevivirá unido y por largo tiempo en caso de que el mandatario ya no esté, de acuerdo con analistas y políticos consultados por The Associated Press.

La oposición, por su parte, enfrenta el reto de frenar el impulso que logró el oficialismo en las elecciones presidenciales de octubre, mantener las ocho gobernaciones opositoras que consiguió en los pasados comicios regionales del 2008 y revalidar el liderazgo de Capriles, quien busca la relección en la gobernación del central estado Miranda.

Si Chávez no pudiese seguir en el cargo y se convocase a elecciones, Capriles, de 40 años, puede convertirse en la mejor carta con la que contaría la oposición para derrotar al chavismo en vista de que Maduro no tiene tanto apoyo como el del mandatario.

Un nuevo revés para Capriles o la derrota del gobernador del estado occidental del Zulia, Pablo Pérez, quien está optando a la reelección en la entidad, por otra parte, puede representar para la oposición un duro golpe porque tendría que verse forzada en corto plazo a construir nuevos liderazgos, lo que podría atentar contra su unidad.

La cercanía entre las elecciones presidenciales del 7 de octubre y los comicios regionales hace prever a los analistas que el respaldo que logró Chávez para su tercera relección podría extenderse hacia algunos de los candidatos oficialistas.

Los candidatos del Partido Socialista Unido de Venezuela de Chávez se han comprometido a reforzar los programas estatales de atención a los sectores pobres y consolidar el modelo de las "comunas", organizaciones territoriales integradas por varios "consejos comunales" que son la nueva denominación que se le da a las asociaciones de vecinos.

"Hay que transformar el Estado capitalista burgués en uno comunal de transición al socialismo, es el gran debate y la gran polémica conceptual y programática de estas elecciones regionales", dijo recientemente el candidato oficialista al estado oriental de Anzoátegui, Aristóbulo Istúriz.

De lograr el oficialismo la mayoría de las gobernaciones, tendrían el camino libre para promover en todo el país el nuevo "estado comunal", proceso cuyo avance han logrado bloquear hasta ahora los gobernadores opositores, según el profesor de ciencias políticas de la Universidad Central de Venezuela Angel Alvarez.

Lo que está en juego en las elecciones regionales "es mucho más que unos cargos de gobernadores... es un diseño de estado que puede tener un efecto muy importante para la población", sostuvo el politólogo.

La instauración del "estado comunal" le permitirá al Ejecutivo quitarle poderes y competencias a las autoridades regionales y que todo pase al control del gobierno central.

"Una concepción de Estado comunal es una concepción de estado descomunal... es la idea de un estado gigantesco que controla todo y en lugar de propiciar la participación por la base como está previsto en la Constitución de 1999", sostuvo Alvarez.

Chávez, que gusta de participar activamente en los procesos electorales, por primera vez en sus casi 15 años de carrera política estuvo ausente de las últimas semanas de éste y lo más probable es que ni siquiera esté en el país el domingo, ya que está en Cuba, en un proceso postoperatorio que ha sido calificado de complejo y duro.

El gobernante, de 58 años, fue sometido el 11 de diciembre a una compleja operación de seis horas en la capital cubana debido a una recurrencia del cáncer.

Los analistas estiman que la ausencia de Chávez durante la campaña podría afectar a algunos candidatos de su partido que se están estrenando como políticos y que no son muy conocidos en los estados donde fueron postulados debido a que fueron impuestos por la cúpula de la organización.

El consultor político Edgar Gutiérrez dijo que el hecho de que Chávez no haya podido estar para apoyar a los candidatos oficialistas "es un 'hándicap' (desventaja) que ellos tuvieron en la campaña", pero planteó que la recaída de salud del gobernante y el "manejo emocional" que está haciendo el gobierno de la enfermedad "juega a favor de ellos" y podría " movilizarse en mayor medida" al electorado chavista.

La popularidad de Chávez siempre ha sido una gran impulsora de sus candidatos.

Calixto Ortega, diputado al Parlamento Latinoamericano y dirigente del partido socialista, descartó que la ausencia de Chávez durante parte del proceso pueda afectar a los candidatos oficialistas y dijo que "ya el presidente le hizo un gran aporte a la campaña de los gobernadores cuando en el esfuerzo que hizo para la campaña presidencial ganó en todos los estados a excepción de dos".

Capriles se quejó del uso político que está haciendo el oficialismo de la recaída de salud de Chávez de cara a las elecciones regionales y cuestionó que el ex vicepresidente y postulado del oficialismo en Miranda, Elías Jaua, señale que "el domingo hay que votar para que el presidente se recupere".

El gobernador opositor pidió a los candidatos oficialistas no utilizar la enfermedad del mandatario para estimular la votación.

"No sigan manipulando a la gente. Respeten para que los respeten", dijo Capriles el pasado jueves durante el acto de cierre de su campaña en la localidad de Los Teques.

"Las elecciones de diciembre son un elemento más, pero dentro de un tablero de un país que va a sufrir unos cambios muy profundos en los próximos meses", dijo el diputado opositor Julio Borges al asegurar que en Venezuela vendrán cambios por las complicaciones de salud de Chávez.

Borges indicó que el chavismo logró ganar los comicios de octubre, "pero no da más allá después de las elecciones. Creo que el presidente va a ir desapareciendo de la escena cada vez".

El dirigente nacional del partido Primero Justicia, del cual forma parte Capriles, desestimó las afirmaciones de los oficialistas que sostienen que los candidatos del PSUV lograrán la mayoría de gobernaciones y que podrían arrebatarle a la oposición algunos estados, y afirmó que "nosotros vamos a ganar unas gobernaciones muy importantes, y va ser un equilibrio".

Ante el desánimo creciente de los venezolanos de cara al proceso regional, la cercanía de las festividades navideñas y la anticipación de las vacaciones escolares que acordó el gobierno, los analistas prevén que podría haber una alta abstención en estos comicios.

Gutiérrez indicó que históricamente en las elecciones regionales se registra una abstención mucho mayor que las presidenciales y opinó que este caso no será la excepción. "Esta es la elección que más tarde que hemos tenido en la historia", manifestó el analista al reconocer que la cercanía de las festividades de Navidad y la suspensión de las clases puede estimular la abstención.

David Smilde, sociólogo de la Universidad de Georgia, Atlanta, indicó que espera una participación inusual en los comicios de este domingo motivada por la recaída de salud de Chávez y la reacción emocional que ha generado entre los seguidores del mandatario.

"Ahora se trata de Chávez y su legado", dijo Smilde en entrevista telefónica.

El consultor político afirmó que la recaída de salud de Chávez podría animar en cierta medida a los electores opositores que puede ver en este caso "una oportunidad para intentar un cambio político", así como a los oficialistas que podrían vincularse con el manejo emocional que el gobierno está haciendo de la enfermedad.

No hay comentarios:
Write comentarios

Este portal no se hace responsable de ese comentario