domingo, 9 de septiembre de 2012

Un desrizado necesario


Por Agamenón Villavicencio.
En algunos países como el nuestro, se ha doctrinado en cuanto al desrizado que es adulterio, porque cambia el estado natural del cabello (dogma de hombre).


Entonces me pregunto
¿Cuándo usamos una crema dental, un odorante, y talco para los pies, no cambia esto el estado original de nuestro verdadero olor?

Entonces me he dado cuenta, que el desrizado no es pecado.

 Pero cuando hablamos sin misericordia y sin importar el daño que podemos causarle a los demás, siento que estamos frente a la necesidad de pedirle a Dios que con la sangre de Jesús desrice nuestras lenguas.

No hay comentarios:
Write comentarios

Este portal no se hace responsable de ese comentario